Antiproyección?

Id: 67  Cat: Fantasía  Date: 2009-12-04 17:46:00

Antiproyectar es pescar a Dios en el mar de la Otredad para traerlo al plano del ser, a firmar contratos con el hombre... Este artículo pretende explicar esto (que ya estará explicado de mil formas en mil sitios distintos).


En lo relativo a la sicología, antiproyectar es hacerse una casa metafísica, y el modo de figuración perteneciente a esta figura de hombre es la de defensa de la casa contra el enemigo exterior, que por desgracia para el resto de hombres es el Dios Deviniente en la Autoconciencia, bajo la forma de Hombre Deviniente. Dependiendo del grado de antiproyección individual, esta enemistad llega a sus últimos extremos.


Es Dios el que tiene que cumplirse en el hombre, no el hombre en Dios. Lo que en esta viñeta llamamos plano del ser es más bien *plano del Acto*... por dejar al Ser (con mayúsculas, o sea: Acto + Devenir = Superser) claramente en el espacio de la Otredad, dejando lo visible como estela del Acto o río de Heráclito... En el contrato solo puede meterse Hombre en Acto, no puede meterse categoría de *Ser* (por ejemplo cosmologías o distancias del ser del hombre respecto al ser de Dios... y cosas de esas)


Si decimos que en el Acto es lo mismo ver que hablar, quizás no es porque nuestros juegos de lenguaje, por los que nos damos certeza de nuestros propios pensamientos, excluya la posibilidad de duda (nuestra autoconvicción), sino porque realmente en el Acto sí haya una realidad metafísica de acceso privilegiado de Dios a su propia Autoconciencia en nuestra autoconciencia (la que maneja la sustancia del mundo a través del modo de figuración...). De este modo pasan cosas: