La senda de la vida

Id: 141  Cat: La naturaleza del hombre  Date: 2022-08-05 06:10:00

¿El Acto explota el Objeto en lo que es el caso?... Si lo que no es el caso está en un espacio lógico fuera del mundo (que solo es lo que es el caso) y aún así es un existente, no sale del ser; es parte invisible del mundo. Es un espacio al lado o *junto a* lo visible. El objeto soporta el hecho y el no hecho...

representación gráfica de la lógica del mundo

(Simulación 3D de un modelo aleatorio de Reacción-Difusión (Tesis de L. Decker, d'aJeulin, que no sé quiénes son en este momento). Esta textura interconectada reproduce de manera bastante fiel la geometría encontrada en medios porosos como el hueso humano. Sacado de http://www.ensmp.fr).

Los cuernos grises retorcidos son el darse efectivo de estados de cosas. Los espacios vacíos, el no-darse. El cubo es el mundo. Un hecho está en una sección plana. La sección plana entera es un momento (Acto de Dios por el que la contradicción se convierte en proposición en toda la multiplicidad...), etc. Devenir es que Dios corta los planos. Antiproyectar es que la contradicción (el cubo entero) corta a un solo plano... algo así como acercarse al piano, o tirar del piano para tocar (¡mira que son brutos estos antiproyectados!). Parece esto el chiste del lepero.

es el caso y no es el caso

<---> |HECHO| <--->

es el caso o no es el caso

Contradicción

<--> |CONTINGENCIA| <-->

TAUTOLOGíA

Libertad salvaje interior

Pensamiento

Proposición

Esta contradicción es el seno del espacio lógico de donde emana un darse o un no darse efectivo de estados de cosas. Para el mundo, siempre lo que sale de aquí es el darse efectivo de estados de cosas. Esta contradicción debe ser algo fuera del mundo, o bien algo imbricado en él pero invisible. ¿Puede ser una mera idea, un “apoyo” necesario para el lenguaje?: Si no existiese lo que no es el caso ¿cómo podríamos hablar de lo que es el caso nombrándolo dentro de esa categoría? Sería algo así como quitar la sustancia al mundo: todas las proposiciones serían verdaderas y el mundo no sería contingente, sería causal puro. Todo sería el caso (dos colores ocuparían la misma coordenada cromática). Para que el hecho sea casual o contingente, es necesario que exista el objeto dentro de un espacio lógico mayor que estaría formado por todas las contradicciones, pero Aun así seguiría siendo el mundo. ¿Es esto un límite místico? No.

Este es el hecho contingente. El objeto se ha decidido por una posibilidad lógica. No hay otras posibles. Algo ha pasado.

La autoconciencia solo se ve a sí misma durante el proceso de figuración... de la complejidad se toma lo que interesa al sentido escogido de la proposición y el resto de la complejidad queda como “unmarked space”. La proposición es la “estela” de la autoconciencia, como lo es el ser respecto al Acto.

(Autopoiesis del sistema cognitivo)

El mundo ha quedado dividido en lo que es el caso y en lo que no lo es; ambas son tautologías: lo que es es y lo que no es no es.  

 

Un ejemplo de esto es Wittgenstein  IF-108 cuando dice: “hablamos del fenómeno espacial y temporal del lenguaje; no de una aberración inespacial e intemporal.

NOTA:

ádivina por quién dice lo de aberración.

Es más que probable que a partir de cierto punto del desarrollo de la personalidad, el sentido de las proposiciones venga puesto como a priori, ya que la proposición es incapaz de aguantar la Verdad Absoluta, lo más que puede es “mostrarla”.

Comprender la proposición es saber lo que es el caso cuando éste es verdad; reconocer la forma lógica. El problema es que yo sea generador de identidades lógicas, y la realidad me dévuelva lo que mi forma de conocer el mundo me démanda

TAUTOLOGíAS alfa y beta

 

Por la senda: contradicción <-->hecho<--> tautología, pasa Dios. Puede que el espacio de la Otredad aparezca desde dentro del hombre. Así que decir que Dios se hizo hombre es “lógicamente” incorrecto (esta figura lógica da a entender que viene de por ahí...). Es mejor decir Dios aparece por el hombre, o se hace Dios en el Hombre... (pongamos que en su Libertad salvaje interior, que es algo parecido a, o congruente con Dios).

Ya sabemos por dónde viene (todas las contradicciones) y qué se queda aquí (la proposición). Ahora hace falta saber hacia dónde va (cuál de las dos tautologías es la senda de la vida). Lo lógico es que vaya hacia una nueva contradicción (si no, no funcionaría el ontomotor: no habría mundo). Esto quiere decir que El Devenir genera nuevas contradicciones en las nuevas proposiciones. La contradicción no es un modelo, sino un proceso (el proceso es anterior o contiene a la operación, pero la operación es perpendicular al proceso, porque no pertenece al proceso: mientras que el proceso es natural, la operación es Misteriosa)...

La tautología flota sobre todas las proposiciones, sin comprometer la verdad. No es capaz de mostrar la Verdad.

La que se muestra a través de un estado de cosas lo hace porque hay una contradicción que fija ese estado de cosas, como conexiones de objetos. A eso se le llama proposición. Como la tautología es la que contiene a todas las proposiciones, es esta la que realiza la figuración determinada de las proposiciones, por eso hay dos figuraciones principales conocidas, la alfa y la beta.

La proposición muestra su sentido, pero hay dos acepciones de mostrar: Mostrar un valor predeterminado por la figuración, y mostrar un valor “encontrado” por la figuración. La segunda figuración es creativa y congruente con El Devenir incluso natural (poco impacto). El segundo es depredador. La Verdad es absoluta porque lo es en movimiento. Hay una conexión interna entre el movimiento y El Devenir.

El Devenir es el absoluto establecido en el acto segundo como Misterio.

A la figuración lo único que le interesa es que la creación de una verdad adecuada a la figuración: que la contradicción de sentido a la proposición según el modo de figuración. Si el modo de figuración es contrario a la Verdad absoluta, la contradicción necesita romper con todo, incluidos los hechos. Por eso la profecía se alimenta de profecía y Dios confunde a los necios.

Lo que sí forma parte del eco de fondo del Devenir de Dios es que hay un y solo un tipo de figuración que es connatural a Dios y al hombre, y esta es la deviniente. Así es como Jesús de Nazaret devino en Dios.

La señal es la disponibilidad de la materia=espíritu para la profecía. Esta disponibilidad sana se alimenta de la Fe que no teme a la pobreza, ni se escandaliza de ella. Pasa como Dios sobre la virtud y sobre la vergüenza.

Permitir las dos figuraciones es acariciar al lobo y al cordero...